Conectate con nosotros

sabiduría

EL Ser y el Amor: Tú existes, tienes ser, luego, eres Amor

El Universo es razón directa del pensamiento del Creador

Está comprobado que el Universo sigue su expansión, sin límites. De hecho sus actuales confines son una incógnita para el ser humano. El principio del Ser enunciado ya por Parménides (530 a C.) decía que el Ser es igual al Pensar, y que el Pensar es igual al Ser. Entonces, todo lo que es posible pensar tiene Ser, vale decir: ¡Existe!

Pero, ¿qué es el entonces el pensamiento? Es una energía que viaja sin espacio ni tiempo, luego el Universo es Expansivo y Pensante y todo cuanto es posible imaginar cabe dentro de esa realidad universal. Esto quiere decir que la obra constructora del pensamiento es tan infinita como la capacidad de imaginar quiera.

Ese Universo es razón directa del pensamiento del Creador, salida del mandato de aquella primera idea divino-mental que fue expansiva y ordenó: “¡Hágase!”.

El hombre tiene conciencia de que todo esto es así, independientemente de que desee negarlo a su razón. Y al ser parte integrante del Universo, si éste se expande, su conciencia también; el problema es que las razones culturales, políticas y sobre todo religiosas han encapsulado a la razón impidiendo que la Conciencia se extienda y permita ver lo colosal, lo que no tiene límites.

Así, la capacidad extraordinaria, la potencialidad del individuo se ve reducida a simples maniobras cotidianas. Lo extraordinario parece imposible.

Este es justamente el punto, donde juega su papel la expansión de la Conciencia que se alinea a la que va trazando el Universo. Pues si se logra expandir la Conciencia, nuevas metas podrán incorporarse, mayores desafíos podrán hacerse, mejores resultados para sí y los demás podrá lograr este Ser llamado hombre.

El camino de la expansión de la Conciencia es la duda, porque quien duda, evoluciona, y quien evoluciona podrá repetir infinitamente el “¡Hágase!” divino, generando a través del pensamiento nuevas entidades –seres-, que irán materializando la perenne idea de Dios como el Ser Total.

Y si Dios es Amor, el hombre habrá comenzado a participar de ese Amor en los actos de su creación terrenal.

Sigue leyendo
Haga clic para comentar

Debes iniciar sesión para publicar un comentario Iniciar sesión

Deja una respuesta