Conectate con nosotros

ciencia

“El Código de curación” de Dr. Alexander Loyd y Dr. Ben Jhonson

Se trata de situaciones testimoniales que los autores ponen a consideración de todos

Este libro no es una panacea de la curación, no se hallan aquí pócimas ni prescripciones cuasi mágicas que vayan en pos de suplantar al médico. Se trata de situaciones testimoniales que los autores ponen a consideración de todos.

Si únicos son los seres humanos y por ello distintos entre sí, del mismo modo la aplicación de lo que aquí se contiene estará en función del compromiso o de la constancia en la praxis de los procedimientos descritos.

En el transcurso de las páginas sobrevendrá como elemento angular la cuestión del perdón. Perdonar el pasado, a las personas que han hecho daño y encontrarse con las claves que abren nuestra mente para accionar y receptar la capacidad de sanación como don de Dios.

A modo de adelanto nada más, puede apuntarse que las técnicas que el “Código de Curación” propone pueden reducir a minutos procesos que para la medicina tradicional pueden demandar semanas, por ejemplo, en la cura del estrés.

Por definición se entiende que un “milagro” es la “suspensión de las leyes regulares de la naturaleza”, generalmente la ciencia lo entiende así. Sin embargo, aquí se trata de poner en conocimiento de todos procedimientos que llevan a la desaparición de los síntomas y curación de enfermedades incluso incurables.

El neófito en estos temas podrá decir “creer o reventar”, pero ocurre justamente que en el “creer” está depositado gran parte del secreto que determina el éxito (salud, progreso) o la frustración (tristeza, angustia) de cada uno.

Como corolario, un párrafo de este libro puede resultar significativo y resumir el espíritu de lo que los autores abordan: “No es una mera coincidencia que los investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford hayan descubierto que el detonante de toda enfermedad y malestar corporal sea siempre una creencia equivocada; y que, por el contrario, cuando creemos y mantenemos viva una visión verdadera, nuestras células se vuelven inmunes a la enfermedad y al malestar.

Sus pensamientos pueden curarle o pueden matarle.

¿Te gustó la nota? Puedes colaborar
con un pequeño
aporte
Sigue leyendo
Haga clic para comentar

Debes iniciar sesión para publicar un comentario Iniciar sesión

Deja una respuesta

Facebook