Conectate con nosotros

sabiduría

Combatir el temor con una educación para el Cambio

El temor es una forma de dominación que opera desde lo macro hacia lo micro

Cada mañana, al leer los periódicos, puede constatarse de que prácticamente no existen noticias alentadoras. No importa en qué país se encuentre el observador, una siniestra cadena de informaciones rodea al Planeta sumiendo a las conciencias en el miedo. En la era global, también el temor lo es, el “Sistema” ha logrado imponer que los sentimientos, las ideas y la regla general sea la desesperanza, se vive una suerte de psicosis sobre lo terminal.

Sin embargo, hay quienes sienten que en este estado de cosas no se expresa a su sentir, por el contrario, ven al Mundo y a su realidad más próxima de manera diferente. Esto es porque su ser interior está actuando en la manera correcta, lo que hace que perciban a los parámetros con los que han sido entrenados los individuos como opuestos a lo necesario y conveniente para los seres. Todo aquello que fue sembrado como verdades sociales, políticas, incluso religiosas comienzan a tambalear.

El temor es una forma de dominación que opera desde lo macro hacia lo micro, minando cada una de las Conciencias e incidiendo finalmente en las conductas privadas.

La expansión de conciencia es la clave para generar una transición inversa: desde las creencias y acciones privadas hacia lo universal, es así como debe funcionar el cambio: “Cambia tu corazón y cambiará el Mundo” es mucho más que un axioma popular, es una concreta fórmula para la transformación o transmutación si se quiere.

Parece difícil, como aparente utopía hablar así, pensar que el solo esfuerzo individual genera cambios, es comprensible este sentimiento, pues la vida interior ha sido entrenada para adaptarse a las condiciones de un mundo de tres dimensiones. Al comenzar el proceso de “desaprendizaje”, es lógico que aparezcan dificultades.

En este punto aparece la tentación a regresar al estado anterior, a quedarse como se estaba, dentro de los límites de la zona de seguridad particular; esa tentación que es temor a asumir la nueva realidad que son y que están afrontando.

El cambio no es fácil, por supuesto, así como el niño precisa de la escuela y un programa para ir adquiriendo conocimientos y habilidades para moverse en el terreno social, de igual modo, el cambio de estado de la Conciencia precisa de una pedagogía y de un entrenamiento en la comprensión y aceptación de las nuevas ideas.

Los nuevos problemas que plantea este cambio son como aquellos de esa escuela inicial, cuando el planteo parecía complicado, pero con la observación y la reflexión finalmente se resolvían.

Con el cambio interior ocurre lo mismo, y así, el Mundo será distinto.

Sigue leyendo
Haga clic para comentar

Debes iniciar sesión para publicar un comentario Iniciar sesión

Deja una respuesta