Conectate con nosotros

arte

Calderón de la Barca tenía razón: “La Vida es un sueño”

El título de la obra de teatro era una enunciación cargada de verdad… de realidad

Siempre se dijo que las artes como expresión del espíritu que son suelen decir mucho más de lo que representan. En este caso, el título de la obra de teatro “La Vida es Sueño” de Calderón de la Barca, era una enunciación cargada de verdad… de realidad.

Pues que la realidad no era tal, ni para Calderón ni para los científicos australianos que han demostrado que “la realidad no existe sino hasta que la medimos”.

En palabras del profesor asociado en la Escuela de Investigación Física e Ingeniería de la UNA, Andrew Truscott, “a nivel cuántico, la realidad no existe si no se la está mirando”.

El experimento consiste en un objeto que se mueve, al que se le da la opción de actuar como una partícula, o como una onda. Luego, el experimento pregunta, ¿en qué momento este objeto toma la decisión de ser una cosa o la otra?

Si se deduce desde el sentido común, el objeto debería ser, o bien una onda, o bien una partícula, más allá de cómo sea medido. Sin embargo, la física cuántica sostiene que una onda, o una partícula, son comportamientos que dependen tan sólo de cómo se mide el objeto al final de su trayecto. Esto es precisamente lo que lograron demostrar los científicos australianos, al menos a escalas atómicas.

Conceptualmente lo que hicieron estos investigadores fue probar que cuando nuestra mente percibe un objeto, éste se debe comportar como onda o partícula, independientemente de cómo sea medida.

Sin embargo, lo que dice este experimento es que la física cuántica predice que no parece importar a la materia, al objeto o a la partícula, si se comporta como onda o corpuscularmente. Todo depende de cómo se midieron as cosas al final del viaje.

Para pensarlo… y luego existir.

¿Te gustó la nota? Puedes colaborar
con un pequeño
aporte
Sigue leyendo
Haga clic para comentar

Debes iniciar sesión para publicar un comentario Iniciar sesión

Deja una respuesta